Estoy leyendo últimamente muchos artículos relacionados con las empresas colaborativas y los social media en los que se afirma que unas no pueden desligarse de los otros, como si de una relación intrínseca o necesaria se tratase. Desde mi punto de vista estamos mezclando en realidad dos realidades o áreas que implican diferentes departamentos y estrategias dentro de una empresa: el Marketing y el Management. Los Social Media son obviamente algo que debemos tener en cuenta para que nuestras empresas y negocios innoven y resulten competitivos, sin embargo debemos tener claro en qué área están circunscritos dentro del organigrama: las posibilidades que ofrencen los Social Media y la empresa colaborativa como modelo de negocio son independientes y no podemos meter en el mismo saco ambos.

  • los social media son herramientas con un gran potencial para el marketing, la viralización, la comunicación, el engagement, mejora de negocios B2B y B2C, encontrar nuevos nichos de mercado, cononcer a nuestra audiencia, afianzar las relaciones con clientes, etc. Estas herramientas deben ser gestionadas en nuestro plan y estrategia de CRM y Marketing, así como branding y reputación. Pero si nos paramos un segundo a pensarlo, toda la terminología en torno es relativa al mundo de las ventas y el marketing, la publicidad incluso, no a lo que implica el management. Así que el social media y las redes sociales constituyen para nuestra empresa una forma efectiva a través de la cual nuestros clientes, empresa y audiencia se relaciona y vincula, se comunica. 
  • por otro lado, la empresa colaborativa, tal y como la describo en el blog, se centra en el management, en la organización, la comunicación, el workflow o flujo de trabajo, los objetivos, las metas individuales y comunes de grupos de trabajo a la hora de terminar con éxito un proyecto. Es la forma en que se trabaja, la forma en que se “colabora” e interacciona dentro de un flujo de trabajo estratégicamente diseñado para el modelo de empresa y de trabajo que mejor se adapta a nuestras necesidades como equipo y fuerza de trabajo: no se trata sólo de comunicarse y de compartir, sino de establecer una serie de milestones y distribución de tareas dependiendo de la experiencia, formación y cualidades de nuestros compañeros y colegas de equipo. Es gestión de los recursos humanos y técnicos de nuestra empresa, de la forma en que se trabaja. 

Ello no implica que no sea un hecho el que los Social Media y las Redes Sociales son un requerimiento fuera de toda duda para cualquier negocio que quiera competir y crecer, incluso mantenerse dadas las actuales circunstancias de crisis, pero no podemos discernir por ello que se puedan extrapolar a la gestión de nuestros activos, sino que debemos tener bien claro que son parte del Marketing, de las Relaciones Públicas y de las Ventas. No podemos esperar que nuestros equipos de trabajo se comuniquen a través de Facebook y Twitter, sino que debemos proporcionarles una adecuadas herramientas de comunicación internas que vayan más allá de enviar un comunicado o compartir archivos. No debemos tampoco esperar hacer crecer las ventas porque abrimos una cuenta en LinkedIn y busquemos ahí nuestro nicho, tanto si nuestro negocio es B2B como B2C. Los medios sociales nos facilitan la comunicación con clientes y audiencia, son un micrófono abierto a través del cual podemos filtrar uan gran cantidad de información y feedback sobre nuestra audiencia y clientela, sus ideas, pensamientos, lo que necesitan y esperan de nosotros o nuestro producto, incluso de la competencia. Pero , por ejemplo, aunque un Blog Corporativo sea una magnífica herramienta para generar conversación, información y diálogo, colaboración al fin y al cabo, no es éste el tipo de colaboración al que me refiero con el término “empresa colaborativa” o “Colaboración 2.0“.

Una empresa colaborativa no se alimenta sólo de los Social Media ni de estrategias de Marketing para mejorar las ventas y el posicionamiento de nuestra marca, sino que se centra en llegar a ser una Empresa 2.0, es decir, una empresa o negocio que gestiona, administra y planifica en primer lugar su organigrama y modelo de trabajo, que monitoriza no sólo las redes sociales, sino el flujo de trabajo, la distribución de tareas, y que sobre todo, conciencia a los empleados, a los grupos de trabajo de que son parte de un modelo colaborativo. Es pues, el cómo trabajamos con nuestros colegas y compañeros para conseguir unos objetivos comunes.

Adjunto esta presentación de Greg Gorbach que me pareció interesante

Publicado originalmente en Collaboration Ideas

Share This

Share This

Share this post with your friends!

Share This

Share this post with your friends!