Las profesiones relacionadas con los Social Media, las Redes Sociales y la Web 2.0 siguen generando una gran cantidad de discusiones y de informaciones  laberínticas que una vez te atrapan, te condenan a navegar de un enlace a otro sin demasiado concierto ni orden. El problema aquí no es tan complicado como pudiese parecer: en las grandes empresas, el Departamento de Finanzas puede llegar a albergar hasta 20 o treinta diferentes perfiles profesionales sin que a nadie le espante; por contra, todos esos perfiles confluyen en uno único cuando hablamos de un autónomo, o de una PYME. Lógicamente, la diversificación de perfiles profesionales es una necesidad impuesta por la idiosincrasia y volumen de la misma empresa o tarea a realizar. De igual modo ocurre con el Marketing. Tanto un autónomo como Wolkswagen necesitan del Marketing, pero no de la misma forma, y de ahí que existan grandes franjas de diversificación entre los perfiles. Una Pyme de menos de 40 trabajadorespor ejemplo, tenderá a tener un Communty Manager para realizar estrategias, planificación, interacción, diseño, comunicación, contenido, etc.
Si aumentamos a unos 150 trabajadores, por ejemplo, estamos hablando de un Social Media Strategist y un Community Manager, al menos y dependiendo de la actividad, servicio o producto de la pyme. Y así hasta llegar a los grandes departamentos de Marketing con un listado más o menos largo de perfiles profesionales, que además, surgen adscritos a la Web 2.0 y están todavía en el aire. Pues bien, en ese organigrama, hay un lugar específico y muy necesario: Content Manager

¿Qué es un Content Manager?
En pocas palabras, es quien gestiona los contenidos. Es decir, es un profesional con un perfil preferentemente del área de las humanidades, periodismo, probablemente, y/o filología, que ha realizado cursos, másters, postgrados, etc, de formación adicional en Social Media, Marketing, Relaciones Públicas, Comunicación 2.0, etc, y que cuya responsabilidad es:
– documentarse adecuadamente y seguir en todo momento las novedades y actualizaciones de su área, ámbito o nicho de mercado para poder generar contenidos de interés en el blog corporativo y web
– crear contenidos para las comunicaciones de empresa, anuncios, notificaciones, promociones, etc
– realizar las labores de redacción, edición y publicación en todos los medios que contengan escritos tanto propios como de equipo (en este sentido, funciona igual que un editor de revista digital, edición, coordinación, distribución, publicación, etc)
¿En qué se diferencia de un Community Manager? 
Por decirlo en pocas palabras, el CM viraliza el contenido que genera el Content Manager, además por supuesto, de otras muchas cosas, pero digamos que básicamente esa es la principal base para distinguirlos. En un departamento de Marketing que contemple varios perfiles profesionales con especialización, el CM se ocupa básicamente de generar conversación, engagement, ruido, reputación, marca, etc, dentro de la estrategia común. El Content Manager se centra en los contenidos, el Blog, la edición, la creación de textos, slogans, publicidad, etc, es el “creativo” de la palabra, por así decirlo. 
No es una figura que deba pasar desapercibida y de hecho, ya hemos llegado a ese punto en el que los Blogs están cada vez más siendo una fuente de información fidedigna y consultada por los internautas, audiencia y clientes de una marca. El mismo Brian Solis estimó no hace mucho que en unos cinco años, los Blogs habrían desplazado a otros medios de comunicación como fuentes de información. 
Por ello debemos tomarnos muy en serio el perfil de los Editores de contenido o Content Managers, un buen comunicador que enganche y sea capaz de transmitir la fuerza, la seguridad, los valores, la personalidad y el potencial de una marca, y que hable el lenguaje de nuestros clientes y empresa, es uno de nuestros principales activos a la hora de presentarnos ante una audiencia cada vez más exigente con los contenidos. La reputación, que a menudo me parece la gran olvidada, jamás debe ser olvidada a la hora de generar contenidos, de escribir un post, un artículo, un whitepaper o un anuncio, y para ello, debemos buscar a un experto profesional de la palabra con una formación y habilidad específica para contenidos 2.0.
Sólo una cosa más, todos incurrimos en errores tipográficos de vez en cuando con las prisas y demás, pero las faltas de ortografía son una lacra y van más allá de un error subsanable… Una empresa no puede presentarse ante una audiencia con faltas de ortografía, porque… ¿qué mensaje nos está dando? Os dejo las conclusiones a vosotros.
¿Deben ser los Editores de Contenido o Content Managers sólo periodistas? ¿Qué pensáis? 
Share This

Share This

Share this post with your friends!

Share This

Share this post with your friends!