Es agosto, hace calor y todo parece calentarse en demasía. Últimamente he notado una creciente preocupación de los blogueros y usuarios varios con respecto a los blogs, publicaciones online, revistas, etc, que copian contenidos como norma y que gracias a ellos, están generando ganancias a costa de quienes han hecho un trabajo que nadie ni si quiera llega a valorar, porque en muchos casos, esos blogs que copian, no dan el crédito a los autores ni sus fuentes.

Cierto es que muchos piden permiso para copiar un post, pero luego van y te copian cuanto quieren; cierto es que muchos ponen la fuente, pero de modo que la mayoría de los lectores ni se dan cuenta de que existe ese enlace o incluso, es enlace genérico a una url, no al post en concreto; cierto es que compartir está bien, pero no apropiarse del trabajo ajeno para ganar dinero o prestigio quitándoselo a otros. Algunos blogs incluso llegan a robar contenidos a través de las RSS con robots que tal como publicas tu contenido en tu blog, te lo copian automáticamente en el suyo. Y conste que no todo el que pone en su blog o revista digital un contenido de otro Blog lo ha robado o copiado, afortunadamente, la mayoría pide permiso y da los créditos respectivos al autor y fuente.

La verdad es que es una pena que si un artículo de un colega, un profesional merece la pena, otros quieran llevarse el mérito, y aún peor, incluso se da el caso de algunas “agencias” o consultoras de Social Media Marketing que copian contenido de modo habitual, un caso que me parece inaceptable dado que construyes tu reputación en base a lo que otros han hecho, no a lo que ellos saben hacer, y mi pregunta es ¿qué pueden ofrecer a sus clientes? A lo mejor se trata tan sólo de que no tienen tiempo y es más fácil copiar, pero que sea más fácil no disculpa que sea ético.

No soy yo nadie para criticar a los demás aunque pueda compartir estas reflexiones con vosotros: los que me conocéis o me habéis sufrido en alguna charla, me habréis escuchado repetir una y mil veces que el contenido es el rey, es lo que marca la diferencia, y por eso, el buen contenido, el que aporta valor, hay que pagarlo, contratando a profesionales o creándolo uno mismo si está preparado, pero nunca debe en mi opinión forjarse una reputación nadie a costa del trabajo ajeno, y por eso me gustaría que entre todos fuésemos más conscientes de este problema, porque cada vez noto a compañeros más enfadados, cada vez hay más “discusiones” en twitter, y personalmente, también he de admitir que me fastidia, no lo niego. Sé de varios blogueros cuyos blogs no conoce casi nadie, pero cuyos posts sí, pero de nada sirve porque les han sido robado por otros, y como suele decirse, se dice el pecado, pero no el pecador.

No quiero convertir este post en una excusa para que nos pongamos a denunciar a nadie, por favor, no me gustaría comenzar una “guerra” contra determinados blogs en los comentarios: más bien quisiera que la reflexión nos llevase a un consenso.

Todo esto, como sabéis, lo digo con conocimiento de causa porque me pasa a menudo, como seguramente a muchísimos de vosotros, por ello me gustaría exhortar a los grandes profesionales, a AERCO u otro organismo similar, a la redacción de un código de conducta, de etiqueta y ética para todos los profesionales que nos dedicamos al Social Media, porque todos podemos cometer un error, pero está bien que nos recuerden que no todo vale.

Las licencias Creative Commons y similares nos recuerdan que podemos compartir, pero no que podamos copiar impunemente o robar, sino que debemos dar el respectivo crédito a quienes han hecho el trabajo.

Y bueno, ya que estamos y aunque sólo se pedir por pedir, sería de agradecer para todos, creo, un consenso en cuanto a las nomenclaturas: tuitero, twitero, bloguero, blogger…

Existen otros códigos similares en publicidad y marketing, pero posiblemente los nuevos canales y medios sean una buena excusa para renovar no sólo a los profesionales, las estrategias, las metodologías, los mensajes, etc, sino también las normas….

Así que desde mi humilde blog os animo a todos y especialmente a quienes corresponda, a la creación de un código ético o de buenas maneras en Social Media, de nada nos sirven las estrategias y campañas y demás, si no sabemos comportarnos con civismo con nuestros propios compañeros.

Si te ha parecido interesante el contenido puedes compartirlo en los Social Media, y si quieres postear este artículo en tu blog o website, contacta primero a la autora para evitar conflictos con el copyright.

Share This

Share This

Share this post with your friends!

Share This

Share this post with your friends!